01 marzo 2007

LA CAPILLA SIXTINA

LA OBRA INMENSA DE MIGUEL ÁNGEL

La historia que vamos a contar tiene dos capítulos claramente diferenciados:

PRIMER CAPÍTULO:

Miguel Ángel Buonarroti: "Bóveda de la Capilla Sixtina" (1508-1512). Roma.

En el año 1505, un joven Miguel Ángel, que cuenta a la sazón con 30 años de edad, se encuentra en Roma, llamado por el papa Julio II para que realice las esculturas de lo que debía ser su sepulcro. Mientras inicia los trabajos de esta tumba (que nunca concluiría, pero de la que nos queda esa cumbre de la escultura que es el Moisés) el papa le encomienda también que inicie la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina. En este templo, concluido hacia 1484 habían trabajado ya algunos autores quatrocentistas, como Boticelli, pero el papa creyó oportuno proceder a una nueva decoración de todo el conjunto de la bóveda.
.
Sibila Délfica.

Las excusas iniciales de Miguel Ángel no consiguieron convencer al papa, quien consiguiendo que el artista se pusiese a la tarea en 1508, dedicándole casi cinco años de su actividad, decorando en la bóveda una superficie de unos 40 metros de largo por unos 13 de ancho, además de otros trabajos en las paredes del edificio. El conjunto presenta nueve grandes escenas centrales, enmarcadas por elementos arquitectónicos fingidos, dedicadas al Génesis y que se inician con la separación de la luz y las tinieblas y finalizan con la embriaguez de Noé. Rodean estas escenas mayores representaciones de sibilas y profetas entronizados, mientras que en los lunetos se sitúan los ancestros de Cristo. Por último, las cuatro pechinas de los extremos narran la historia de la salvación del pueblo de Israel. Además, en todo el conjunto aparecen innumerables figuras de ángeles o geniecillos, a los que se les denomina ignudi. Todo la obra presenta los rasgos propios de la pintura de Migel Ángel: el cuidado estudio anatómico, el dinamismo, el interés por el volumen y la intensidad del color.

SEGUNDO CAPÍTULO

Miguel Ángel Buonarroti: Juicio Final, detalle (1535-1541) Capilla Sixtina. Roma.

Han pasado más de 20 años desde que Miguel Ángel, ahora instalado definitivamente en Roma, concluyó la boveda de la Sixtina y ahora gobierna la cristiandad otro papa, Clemente VII, quien de nuevo recurre al artista para decorar la pared del altar, sustituyendo los frescos hasta entonces existentes. Así que el pintor, entrando ya en los sesenta años de edad, se pone de nuevo manos a la obra (bajo el pontificado de Paulo III) para una tarea que le ocuparía otros seis años de su vida. En esta ocasión representa el Juicio Final, la segunda venida de Jesús en el fin de los tiempos. De este modo, un supremo e imperioso juez inicia la decisiòn de la salvación o la condenación: unas almas acaban en el cielo, mientras otras se disponen a sufrir los horrores del Infierno. ¿Es el mismo artista de 23 años atrás? Evidentemente sí, pero en su estilo apreciamos algunas diferencias: el movimiento de las figuras aumenta, los gestos se hacen más forzados, los escorzos más violentos. Aquí Miguel Ángel está ya anunciando el manierismo que acabará imponiéndese en el panorama artístico de lo que quedaba de siglo XVI. Pero esa es otra historia y este capítulo está ya concluido.

La página web de los museos vaticanos dispone (en español) de una presentación excelente sobre la Capilla Sixtina, que pueda recorrerse fácilmente de forma guiada. Por otra parte, la muy excelente Web gallery of Art cuenta con un enorme repertorio de fotos de la Sixtina, en su sección dedicada a Miguel Ángel.

9 comentarios:

  1. ¿Es cierto que esa piel como vacía que sujeta Cristo es un autorretrato?
    PD: Visité la Sixtina hace tres años y medio, no recuerdo haber hecho ninguna cola especialmente larga. Lo que sí recuerdo es que ya a quinientos metros del Vaticano te la anuncian con un cartelito y una flechita... Tres horas después, tras visitar toodo el Vaticano, uno llega a la Sixtina... Por cierto que la abundante masa japonesa que la visita continuamente parece tener una habilidad especial para sacar fotos sin que el guardia se dé cuenta (los guardias de patrimonio artístico de la Sixtina deberían ser entrenados por los griegos... En Grecia, en cuanto tocas una piedra o un hierbajo de fuera del camino un tío a trescientos metros te pita con un silbato... Usan la humillación como técnica, no está mal pensado).

    ResponderEliminar
  2. Julia:
    te veo muy bien informada sobre la pintura de Migueñ Ángel.
    Lo del silbato como técnica de humillación (y al hilo de la actualidad, ¿tiene algo que ver con los derbies locales de fútbol?
    Saludos
    JDC

    ResponderEliminar
  3. No sé, pero todo el tiempo que estaba en Grecia no oía más que silbatos seguidos de un enérgico "don´t touch!" y "quuickly, parakaló, quickly!". Los griegos no son los más ricos de Europa, pero tampoco son tontos, y llevan al turista cual res de ganado vacuno. Por cierto, y esto unformación utilísima para cualquiera con un estómago delicado: En los ferrys de Grecia No se pota (vomita, perdón) en el váter, porque viene un tío mosqueadísimo (encima de que uno está agonizando ahí, en una mierda de barco en el mar Egeo, con las tripas para las ruinas submarinas de las civilizaciones minoicas esas súper avanzadas) y de un empujón de saca del váter y te resfriega una bolsa de papel por las narices. Para quien quiera ahorrarse la humillación, la bolsa para potar está delante de cada asiento, aunque implica la humillación de potar delante de todo el mundo... Difícil problema... ¿Qué diría Sócrates?
    PD: Grecia es un país maravilloso, e Itlaia también, a pesar de leves incidentes.

    ResponderEliminar
  4. Prometo apuntarme bien las indicaciones de Julia para cuando vaya a darme una vuelta por la Hélade, que yo me pongo roja muy fácilmente y no tengo ganas de que me piten una falta.
    Volviendo al techo de la Sixtina, y admirando la Sibilia Délfica, si hay algo para mí característico y genial de Miguel Ángel son las manos. Las manos que pinta y esculpe. Manos poderosas y bellas. La mano de la Sibila que descansa sobre su regazo, es pareja a la mano derecha del David que cae verticalmente. Son como la expresión de una fuerza desmesurada...en reposo.
    Besitos,
    Stürmer.

    ResponderEliminar
  5. Hola soy Cristina, yo creo que también seguiré los consejos de Julia, a la que veo muy informada.
    En cuanto a la Capilla Sixtina, como diría jesulín de Ubrique, en dos palabras:´´IM- presionante´´, jajaaja, es broma lo de jesulín, pero me encanta de verdad que me muero por visitarla y si puede ser en mayo la visitaré.
    Saludos a todos:
    Cristina.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por enseñarme

    ResponderEliminar
  7. ES CIERTO JULIA! A MÍ ME PASÓ LO MISMO, FUÍ CON UNA ANSIEDAD TERRIBLE DE CONOCER LA CAPILLA, PERO PRIMERO ESTUVE 3 HORAS CAMINANDO POR TODO EL VATICANO... TODO ES BELLÍSIMO PERO YO QUERÍA LLEGAR A LA CAPILLA, QUE, TE LA DEJAN COMO FRUTILLA DEL POSTRE.
    GRACIAS POR TUS CONSEJOS SOBRE GRECIA, QUE TODAVÍA NO VISITÉ!

    ResponderEliminar
  8. si, yo ya la visite y me enamoro ,por lo menos la guia nuestra asi nos lo comento ..que era el autorretrato de Miguel Angel no os lo perdais aunque halla que estartres horas andando

    ResponderEliminar
  9. Michelangelo corretto / Miguel Ángel corregido
    http://www.youtube.com/watch?v=MN4srlqPDT8&context=C3a33c2fADOEgsToPDskLSUadpfwH4ir7vNLok96WT

    ResponderEliminar

GRACIAS POR VISITAR ENSEÑ-ARTE. RESPONDERÉ TU COMENTARIO A LA MAYOR BREVEDAD.

PARA REFLEXIONAR

PARA REFLEXIONAR